Site under construction

España es uno de los mayores usuarios de membrana de ósmosis inversa de Europa debido a su liderazgo en procesos de desalación. Por ello, la investigación sobre el aprovechamiento de las membranas desechadas podría llegar a convertirse en un reto ambiental, social e industrial tanto a nivel nacional como internacional. 

Alrededor de esta iniciativa propuesta en el proyecto INREMEM, se reconocen tres mercados claros: gestores de membranas deterioradas de ósmosis inversa, usuarios de membranas y gestores de residuos plásticos, que puedan aprovechar los materiales no usados en la producción de membranas recicladas.

INREMEM, un proyecto en el que participan investigadores de IMDEA Agua y la Universidad Complutense de Madrid,  contribuirá al esfuerzo de la Unión Europea por crear una “sociedad del reciclado”, tal y como expresa la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre residuos, aportando una ruta de gestión alternativa al depósito en vertederos de membranas de filtración de ósmosis inversa, cuando estas son inservibles, para continuar en los procesos de tratamiento de agua